Archivo de la etiqueta: Tenida

Para qué sirven las conclusiones del Orador

el Orador en Logia

¿Para qué sirven las conclusiones del Orador? ¡Buena pregunta! Con la autorización personal de Roger Dachez, de nuevo traduzco el reciente post de su blog Pierres vivantes (Piedras vivas), en el que ofrece su particular visión, así como la de su Obediencia, la Loge Nationale Française (LNF). Podremos -o no- estar de acuerdo con él; lo que es innegable es su conocimiento de las fuentes históricas de la Francmasonería. Y esto siempre arroja luz, mucha luz.

Para quienes no conozcan las funciones del Hermano Orador: es el guardián de la ley masónica, que vela para que en cada Tenida se respete escrupulosamente el Reglamento General.

¡Buena lectura!

¿PARA QUÉ SIRVEN LAS CONCLUSIONES DEL ORADOR?

Se trata, para mi gusto, de uno de los ejercicios más pesados que una Logia puede imponer a uno de sus Oficiales, y a veces también a los Hermanos y Hermanas que le escuchan: el Orador debe, efectivamente, resumir los debates de la Tenida, no haciendo ordinariamente sino retomar el orden del día adornándolo un poco, a veces con humor pero con frecuencia sin gran entusiasmo, ya que este pequeño sermón de fin de velada es a todas luces redundante, ¡no enseña nada a nadie y retrasa la hora del ágape!

Una costumbre, de hecho, reciente en la historia de las Logias y, me parece a mí, de una inutilidad que confunde…

discurso del caballero Ramsay

En el siglo XVIII, el Orador de la Logia solo tenía una función: dar, al final de las ceremonias -que entonces constituían lo esencial de los Trabajos-, un discurso que retomaba los rasgos principales del grado que acababa de conferirse, poniendo de relieve las virtudes que se suponía debía enseñar, y subrayando de forma genérica la excelencia de la Francmasonería. El Discurso de Ramsay, “Orador de la Gran Logia”, es el arquetipo de este ejercicio. El Secretario, en lo que le correspondía, tomaba nota de las cosas principales de la velada -de manera frecuentemente muy alusiva, y del resto muy brevemente, lo que el historiador a menudo deplora del resto-, y los consignaba en el acta para los archivos.

Recordemos que en Inglaterra o en Estados Unidos ni siquiera existe este Oficio, y que la joya de Oficial que más se parece a la que en Francia se da al Orador es, en Inglaterra, ¡la del Capellán! Sin embargo, un simple vistazo desvela fácilmente la “pequeña diferencia”: en el lugar y emplazamiento de un “Libro de la Ley” anónimo, encontramos The Holy Bible.

joya del Oradorjoya del Capellán

En el transcurso del siglo XIX en Francia, habiéndose convertido la Logia masónica, fuera cual fuere la Obediencia, en espacio de debate más o menos político y social y, hacia finales del siglo XIX, en una suerte de partido político sin nombre pero con la práctica asunción de todas las funciones del mismo, el papel del Orador adquirió entonces otro sentido: al término de un debate en ocasiones agitado y contradictorio, al unísono de los juegos políticos en cuyo teatro se habían convertido las Logias, era necesario “concluir” al final de la Tenida, resumir las aportaciones, retomar los argumentos presentados por unos y otros y ofrecer una síntesis que desembocara en propuestas -en una época en que ya eran numerosos en Logia los abogados, la palabra “conclusiones” se tomaba aquí en un sentido casi jurídico: resoluciones tendentes a tomar una decisión. Incluso con frecuencia a veces se trataba ni más ni menos que de proponer una moción sobre la que la Logia debía pronunciarse votando, ¡antes de transmitirla a los poderes públicos! Al Orador, espíritu político y diplomático pero también guardián infalible de la ortodoxia masónica, correspondía formularla. No es imposible que esto mismo subsista aún en nuestros días, aquí o allá…

En una Masonería por la que la LNF expresa su preferencia, en la que el recuerdo de estas disputas políticas queda muy lejos, y que de ninguna manera pretende alimentar vaya usted a saber qué ardor peticionario, el Orador ha vuelto a ser lo que jamás debería haber dejado de ser: el “guardián de la ley”, ciertamente, pero también y sobre todo el que ilumina al candidato acerca del camino de los grados que recibe, recordándole las enseñanzas tradicionales de la Orden. En cuanto a los debates en Logia, es el Secretario el encargado de trazar el acta: se le ahorra, pues, al Orador sus improbables conclusiones.

Ejercicio artificial, peligroso y a menudo poco convincente y, por decirlo todo, pérdida de tiempo bastante inútil: sobre una confusión y el olvido de cierta historia se pueden construir falsas tradiciones perfectamente vacías de sentido y pertinencia.

¡Pero, naturalmente, cada cual es libre de encontrarle su atractivo!

El artículo original en francés puede leerse aquí.

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Francmasonería, Historia, rito, Rito Francés

La humanidad que buscamos

"La humanidad", óleo de Cristina Alejos Cañada

“La humanidad que busco la tengo delante de mí”, dijo Confucio mirando a su discípulo. Lo mismo puede decirse de una Logia masónica: es, en germen, ámbito íntimo y libre donde los masones, Hermanas y Hermanos, construimos la nueva humanidad. Eso proclama nuestra Constitución, que trabajamos “por la mejora material y moral, por el perfeccionamiento intelectual y social de la Humanidad” (Constitución del Gran Oriente de Francia, artículo 1). En esos especiales momentos en que nada parece moverse en Tenida, cuando el silencio armonizado se deja leve e intensamente fluir, uno mira a las Columnas y ve, sí, personas que están ahí para mejorarse –por vía de iniciación- y mejorar –por vía de acción-, en un perpetuum mobile a menudo apenas perceptible, en el que palabra, silencio y gestualidad hacen su entrada sinfónica ordenando iniciáticamente el caos profano.

Construimos nueva humanidad –el Templo-, interior y exteriormente. Todo en la vida de la Logia es orden, armonía, mesura; proyecto y plano de lo que hemos de trabajar una vez cerrados los Trabajos y atravesadas, nuevamente, las puertas de Occidente.

Construimos nueva humanidad en el respeto a todas las creencias, sean estas religiosas o no. De ahí la importancia capital del laicismo como atmósfera y condición de oxigenación de cada Francmasón y Francmasona y de el Taller en general. No en vano, prometemos defender el ideal y las instituciones laicas, expresiones de los principios de razón, tolerancia y fraternidad. Descubierta y vivida esta realidad en Tenida, al volver por Occidente a la cotidianidad nos comprometemos a trabajar por una sociedad laica, en la que todos tengamos cabida, sin particularismos que pertenecen a la esfera privada.

Realmente, construimos mucho en ese micro espacio que es la Logia, en esa metáfora del tiempo global que es la duración de una Tenida. Trazamos los planos de una sociedad, de una humanidad que pensamos ideal y que edificamos alentados por lo vivido durante esa breve eternidad en que trabajamos ritualmente.

Construimos, sí; pero ¿percibimos que realmente construimos?

Uno de los dramas de cada masón y masona acaso sea el no darse cuenta de que, efectivamente, contribuimos a la edificación de esto que, simbólica y legendariamente, denominamos “Templo”.

Se abría este post con una cita; podría ser conveniente cerrarlo con otra, del viejo Isaías bíblico: “Estoy creando algo nuevo, ¿es que no lo notáis?

2 comentarios

Archivado bajo Francmasonería, Gran Oriente de Francia, laicismo