Archivo de la etiqueta: superstición

Simbolismo e iniciación masónica, simbolatría y disparate

 

magufo o charlatán

 

Por su vigencia en un universo masónico en el que, en ocasiones, se hace de todo (brujería, mancias, tarot, charlatanería, magufeo) menos masonería, recomiendo vivamente el post ¡No a la simbolatría, sí al simbolismo!, de Jean-Charles Nehr, traducido y publicado hoy por el blog amigo Mandiles Azules.

Publicación muy necesaria la de este artículo, puesto que al llamar a las puertas del Templo no solicitamos el ingreso en ningún conventículo magufo, en ningún aquelarre o circulo espirita, sino en Francmasonería: un grupo de constructores que, tomando como base el corpus mítico de la construcción del templo llamado de Salomón, quiere levantar una Humanidad nueva en Libertad, Igualdad y Fraternidad… ¡y sentido común! (tan ausente, por desgracia, de determinadas prácticas).

La simbolatría -atestigua Nehr- es una desviación. Posee cierta cantidad de características, de las cuales cuatro particularmente típicas: una ausencia de método, la exacerbación interpretativa, la teoría de la libre interpretación de los símbolos, y también, la pérdida del más elemental sentido común por parte de los masones“. El post de Mandiles Azules puede leerse aquí.

Al mismo tiempo que recomiendo su lectura reflexiva interpelando nuestras prácticas masónicas, recuerdo a los lectores un post de este blog, en línea -categórica y argumental-  con el de Nehr: ¿Masones o magufos?

Trabajamos Masonería, no superchería o superstición.

 

 

4 comentarios

Archivado bajo antimasonería

La Unión Europea subvenciona la superstición

mancha en el cemento, Bélmez

La Unión Europea y la Diputación de Jaén se disponen a financiar el proyecto de creación de un centro dedicado a las llamadas “caras” de Bélmez de la Moraleda, desde 1971 santuario al que acuden supersticiosos (ahora les llaman, eufemísticamente, “magufos”) propios y foráneos a reverenciar unos manchurrones en el cemento de la casa de María Gómez, difunta vecina de la localidad.

Es una vergüenza que dos entidades presuntamente serias financien, con el dinero de todos, un centro dedicado a la superstición. A este paso, cualquiera va a ver en el váter de su casa una mancha sospechosa y, si desea que la UE y su diputación provincial le sacudan los euros, podrá, con todo derecho, proclamar y definir que es el rostro del santo o santa de su devoción. A la postre, ¿no es cuestión sino de rostro? En el caso de Bélmez, rostro de cemento, como el que tienen los responsables de la UE y de la Diputación de Jaén, a quienes, por lo visto, de nada les está sirviendo la oleada de más que justificada indignación que recorre España y Europa. A lo suyo, sin acusar recibo. Que una institución europea y otra provincial se dediquen a quemar dinero y energías en esto, cuando hay miles de personas que mendigan y mueren en nuestras calles, es, además de vergonzoso y lacerante, motivo para indignarnos más aún y para pasar de la indignación a la reacción.

El proyecto supersticioso de Bélmez costará 768.457 euros, de los que nada menos que el 70% lo costeará la UE.

¿Sabrán cuánta angustia podrían mitigar, cuánto sufrimiento aliviar, cuánto puesto de trabajo crear con esa suma? Desgraciadamente, lo saben, y eso les hace todavía más culpables.

Trágico destino será el de un país y un continente que pagan a los fantasmas y niegan a los vivos el pan y la sal.

Si ellos construyen ese centro dedicado a las “caras”, bien se están construyendo ese otro inmaterial, dedicado a ellos, los caras de Bélmez.

6 comentarios

Archivado bajo laicismo