Archivo de la etiqueta: JMJ

Los cruzados del oberkapo Ratzinger

la cruz de las Ratzingerjugend

Antier un amigo mío, sexagenario y bonancible, fue abordado por una monjita mientras paseaba –mi amigo- por su barrio –el barrio de mi amigo-, Chamberí. La religiosa, sin conocerle de nada –a mi amigo-, le espetó: mire, estamos -¿quiénes?- buscando señores mayores –decirle esto a mi amigo es nombrarle la bicha- para que nos -¿a quiénes?- ayuden a dar catequesis y acompañar a los peregrinos. Mi amigo la miró –a la monjita- y le contestó: señora, ¿acaso sabe usted cuáles son mis creencias? Yo no creo en su organización. Ella, sin cortarse ni un pelo, con la usual prepotencia nacionalcatólica, le gritó: ¡Huy, está usted en pecado! Ambos –mi amigo y la monja- siguieron su camino, alejándose cada vez más uno del otro.

Ayer tarde otro amigo mío, treintañero y audaz, tuvo que encararse con unos peregrinitos alemanes, que andaban mofándose de una pareja gay que se daba un beso en la calle. Este amigo –mío- les dijo a las crías de intolerantes que en España eso era legal y que lo ilegal era -¡ojalá!- ser intolerante. Los cachorros del fundamentalismo se quedaron blancos y en silencio. Mi amigo se alejó, serenamente.

Madrid está tomado. Madrid, ciudad cerrada. Y amenazada. Ayer mismo, detenía la policía a un ultracatólico voluntario de la JMJ que pretendía atentar contra los ciudadanos y ciudadanas que participarán hoy en la marcha laica.

Estas son las Ratzingerjugend.

¿Qué falta le hará a Ratzinger, su oberkapo divinizado, disparar sermones-obuses contra nuestro sistema de libertades ciudadanas? Ninguna: ya están aquí sus vanguardias, mofándose de nuestro sistema de libertades. Por tanto, en sus homilías e intervenciones, aun cargadas de veneno, estará de lo más convencional.

Aquí tenemos a sus hordas, auxiliadas por los colaboracionistas de aquí. No son peregrinos. Son cruzados y, como tales, van arrasando. Y, encima, les pagamos.

3 comentarios

Archivado bajo derechos humanos, laicismo

Manifiesto ante la visita del papa

cartel contra la visita papa

Posteo el manifiesto que muy diversas asociaciones españolas han firmado, acerca de la visita que José Ratzinger, jefe del Estado de la Ciudad del Vaticano, girará próximamente a Madrid, con la peligrosa confusión de que quien protagoniza los actos es un líder religioso y político al mismo tiempo.

MANIFIESTO ANTE LA VISITA DEL PAPA
A LA “JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD CATÓLICA”
MADRID (18-21 de agosto 2011)

A pocos meses de las visitas a Santiago y Barcelona, el Sr. Ratzinger -Benedicto XVI para los católicos-, porfiando
en su idea de “reconquistar” un país que ve alejarse de sus propuestas morales y religiosas, vuelve ahora a Madrid.

Desde el punto de vista del laicismo y de la democracia, nada habría que objetar a la reunión de un pastor espiritual
con sus seguidores. Es evidente que, a pesar de la ambigüedad calculada de la convocatoria, la “Jornada mundial de
la juventud” del próximo mes de agosto en Madrid pretende congregar a miles de jóvenes católicos en torno a las
enseñanzas del papa. Un acto que, cualquiera que sea su dimensión, no deja de tener carácter privado, como privadas
son las creencias y sus manifestaciones.

Lo que sí es contrario a un Estado democrático que se declara aconfesional es mezclar los asuntos del estado y
asuntos religiosos, los intereses generales con los intereses privados, las instituciones que representan a todos los
ciudadanos con eventos que sólo conciernen a una parte, en este caso, a quienes comparten unas determinadas
convicciones religiosas.

Por eso, resulta escandaloso que el Gobierno contribuya con 25 millones de euros -es decir, con dinero de los
impuestos de todos- a la visita del papa y a la celebración de un acto confesional, a la vez que concede exenciones
fiscales a las grandes empresas que han comprometido otros 25 millones. A ello hay que añadir otros muchos más
que están dispuestos a aportar tanto Gobierno central como Ayuntamiento y Comunidad de Madrid sufragando otros
gastos con la cesión gratuita de numerosos servicios públicos (personal funcionario, visados, transportes, fuerzas de
seguridad, utilización de espacios públicos como polideportivos, colegios e institutos, etc.).

Esa desviación de recursos públicos para fines privados tiene especial gravedad en un momento en que tanta
generosidad para con la jerarquía católica (que ya recibe por distintas vías en torno a los 10.000 millones de euros
anuales) entra en contradicción con las duras restricciones en el gasto público y prestaciones sociales que todos
estamos sufriendo bajo pretexto de la crisis económica.

Del mismo modo, es inaceptable que en ese acontecimiento de carácter privado se impliquen y participen autoridades
y cargos oficiales, que estarían en su derecho de hacerlo a título personal, pero nunca en representación de las
funciones públicas que desempeñan en nombre del conjunto de los ciudadanos.

En este caso no vale el subterfugio de que son gastos y honores debidos a un jefe de Estado. El papa Benedicto XVI
no viene en representación de los escasos habitantes del Vaticano que, por otra parte, nada tiene que ver ni por su
origen ni por su configuración con un verdadero Estado democrático y de derecho. Si viene a reunirse con sus
adeptos en función del liderazgo espiritual que ellos en exclusiva le reconocen, en modo alguno procede el trato
oficial y de privilegio dispensado por las Administraciones Públicas. Un trato que, evidentemente, no conceden a
convocatorias promovidas por ciudadanos de otras creencias o convicciones ideológicas.

Tampoco se le permitiría a ningún jefe de Estado la injerencia, incesantemente repetida por el Papa y la jerarquía
católica, en asuntos políticos internos como son las propias leyes que un país se da de forma democrática (educación
pública, laica, derecho a la propia sexualidad y control de la reproducción, modelos de matrimonio y familia, derecho
a una muerte digna, etc.). Pues no se limitan a dar consejos morales a sus fieles, cosa legítima, sino que pretenden
convertir sus particulares visiones de la moral y de la sociedad en normas obligatorias para todos.

Por eso, las personas y organizaciones abajo firmantes, manifestamos nuestro rechazo a la confusión y connivencia
de las instituciones públicas con una actividad de eminente carácter privado y confesional. Llamamos a todos los
ciudadanos que, con independencia de sus convicciones personales, reivindican un marco de convivencia en igualdad
de derechos, a organizar actos en defensa de la democracia y laicidad del Estado y  dirigirse a las distintas
Administraciones Públicas para exigirles que obren en consecuencia y dejen de otorgar privilegios propios de épocas
pasadas y herencias antidemocráticas.

 

NO A LA VISITA  DEL PAPA FINANCIADA CON EL DINERO DE TODOS.
SEPARACIÓN DEL PODER CIVIL, DE LAS RELIGIONES
DEFENSA DE LOS DERECHOS DEMOCRÁTICOS, FRENTE A LA INJERENCIA
CONFESIONAL.

DE MIS IMPUESTOS, AL PAPA CERO

ADHESIONES.

4 comentarios

Archivado bajo derechos humanos, laicismo