Archivo de la etiqueta: iniciación

Caminata inmortal. Compostela, a mi pesar

 

Jean-Christophe Rufin, Compostela a mi pesar

 

Immortelle randonnée. Compostelle malgré moi. Es el título original de esta fascinante obra. Su autor, Jean-Christophe Rufin, de la Academia Francesa.

Me lo ha regalado, en Auch la gascona, Gérard, con quien compartimos pescaíto frito y blanco muy frío en Sevilla, cuando él y Monique se dirigían a Compostela por la Vía de la Plata. ¡Gracias, Gérard! Estas páginas son un oasis.

“Una corta marcha no es suficiente para superar viejos hábitos. No transforma radicalmente a la persona. La piedra sigue siendo bruta pues, para tallarla, es necesario un esfuerzo más prolongado, más frío y más barro, más hambre y menos sueño” (página 16).

Lástima que no puedan leerlo en castellano. Espero que pronto lo traduzcan. Porque vale la pena.

“Caminante, no hay camino…”

 

Deja un comentario

Archivado bajo Francmasonería, Historia

¿Iniciación en público en Huelva? Prensa y Masonería

prensa y masonería

Sin temor a equivocarme: cada vez que la prensa trata el asunto masónico, mete la pata. Con la cantidad de amigos masones y gargantas profundas masónicas de guardia que tienen los periodistas, no me explico por qué no se documentan y asesoran antes de publicar.

Botones de muestra:

En elconfidencialdigital se hacen eco de la presunta postulación de “varias mujeres” a la candidatura de Gran Maestro/a de la Gran Logia Simbólica Española, lo que el medio califica como “novedad”.  De haberse asesorado y contrastado antes, hubieran sabido que, de novedad, nanay: ahí está, por ejemplo, la Gran Logia Femenina de España, para cuya Gran Maestría no dejan de postularse mujeres, desde su nacimiento en nuestro país. Ahí está, de igual modo, la Federación Española del Derecho Humano, tres cuartos de lo mismo. Igualmente, en la Gran Logia Simbólica Española ya hubo una Gran Maestra. Nada novedoso.

En la versión digital del diario Huelva Información, al referirse a los cursos de verano en La Rábida, nos encajan dos perlas de pesada digestión:

En primer lugar, se refieren a Ascensión Tejerina –actualmente presidenta en funciones de su Taller- como “la presidenta de los masones en España”, dando la impresión de que todos los masones españoles formamos parte de la misma asociación, federación, Obediencia, cosa… Algo, como sabemos, que está muy lejos de ser así. Tejerina fue, hace años, Gran Maestra de su Obediencia, pero no tuvo mando en plaza en toda la masonería española.

Por otra parte –aquí se me abrieron las carnes, se me erizó el vello y entré en estado de shock-, asegura el diario onubense que, durante uno de estos cursos de verano, “se va a llevar a cabo el rito de iniciación de un masón”. Pienso que el periodista se habrá equivocado, habrá metido la pata, no sabrá de la misa la media. Porque una iniciación es algo íntimo, que realiza la Logia en su Templo y en su Oriente, y, por supuesto, a cubierto, esto es, al abrigo de miradas profanas. Ahora bien, si el periodista no se ha equivocado, ¿se tratará, no de una iniciación, sino de un amago o explicación del rito (algo, por otra parte, deplorable, dado el juramento o promesa de no revelar lo que sucede en Logia)? Impensable e intolerable, de todo punto. El periodista tendrá que rectificar, o ser denunciado por los afectados.

Resumiendo: las relaciones Prensa-Masonería suelen ser habitualmente escatológicas -no siempre por responsabilidad de la prensa-, en la segunda acepción del término en el DRAE.

¡Salud!

1 comentario

Archivado bajo Francmasonería

Quiero ser masón (proceso de admisión)

 

Templo de la Logia Añaza, Tenerife

 

Para ser masón o masona, hay que desear serlo. A continuación, hay que llamar a las puertas de una Logia masónica, bien sea enviando un e-mail a su dirección o manifestándoselo a algún miembro del Taller. Decidirse a decirlo, a llamar, es el primer paso. Obviamente, antes uno ha leído, reflexionado, ha buscado, y cree reunir las condiciones requeridas, extremo que corresponderá decidir a la Logia a cuyas puertas se llama. El proceso de admisión que seguimos en mi Logia es el siguiente, articulado en cinco momentos o pasos:

1.- Entrevista previa: tiene lugar antes de comenzar el proceso de admisión propiamente dicho. El candidato o candidata a la iniciación mantiene un encuentro preliminar con un maestro masón del Taller. En dicha reunión hablan de todo lo que sea menester: preguntas, dudas, inquietudes, aclaraciones, etc, en torno a la Francmasonería, a la Obeciencia, a la Logia… Tras esto, la persona interesada puede darse un tiempo de reflexión, al final del cual opta por solicitar, o no, la admisión.

2.- Solicitud de admisión: si tras la reflexión el candidato o candidata decide, efectivamente, solicitar ser admitido en la Logia, se lo comunica al masón con el que mantuvo la entrevista preliminar. Seguidamente, la Logia le envía dos impresos, que ha de rellenar de su puño y letra:

a) solicitud de admisión,

b) noticia autobiográfica: documento en el que el candidato o candidata se presenta ante sus eventuales compañeros de Taller, contestando a diversas consideraciones en diferentes apartados de su vida personal, académica, laboral y social.

A la recepción de la antedicha documentación, la Logia se cerciora –mediante un proceso de duración variable- de que quien solicita ser recibido francmasón o francmasona no haya sido previamente rechazado por alguna otra Logia de la Obediencia. Tras esto:

3.- Aplomaciones: se llama así a tres entrevistas que, sobre diferentes ámbitos de su vida, personalidad y relaciones, mantendrá el candidato o candidata con tres diferentes maestros masones de la Logia a cuyas puertas ha llamado. La identidad de los entrevistadores no es conocida por el resto de miembros de la Logia, sólo por el Presidente (Venerable Maestro). El Taller se pone en contacto con el candidato o candidata, se acuerdan las fechas, horas y lugares para la celebración de estas aplomaciones y, finalmente, cada maestro entrevistador elabora un informe que, en día acordado, será leído en la reunión (Tenida) de la Logia para, a continuación, efectuar una votación sobre la eventual admisión del candidato o candidata a la iniciación masónica. A continuación, se vota. Si la votación resulta positiva, se informa más tarde a los solicitantes.

4.- Pase bajo venda: se cita al candidato o candidata cuya admisión fue aprobada, se le conduce a los locales de la Logia y, con los ojos vendados para garantizar su propia libertad y discreción, se le introduce en el Templo. Allí, todo hermano o hermana del Taller que así lo desee puede interrogarle acerca de diversos temas de importancia para su eventual vida masónica. Acabado el interrogatorio, la Logia vuelve a votar sobre la admisión de la persona en cuestión. Si la votación resulta positiva, se informa a los solicitantes y se les convoca para ser recibido masón o masona.

5.- Recepción o Iniciación.

Este es el procedimiento que seguimos en mi Taller, en conformidad con lo dispuesto en el Gran Oriente de Francia.

He tratado de exponer exclusivamente los pasos, sin especificar las condiciones requeridas en los candidatos o candidatas que solicitan el ingreso en francmasonería, lo que ha sido objeto de otros post del blog.

170 comentarios

Archivado bajo Francmasonería, Gran Oriente de Francia