Archivo de la etiqueta: fundamentalismo

Rigor, sí; rigorismo, no

 

Fanáticos, integristas, fundamentalistas, rigoristas

 

“Aquí la tolerancia es nuestra ley;

el rigor, nuestro método;

la búsqueda de la verdad, nuestro único fin”.

 

Estas palabras constituyen un anuncio, tanto como un aviso. Tolerancia, rigor y búsqueda de la verdad conforman la panoplia primera del trabajo de los Francmasones.

La tolerancia, como actitud de quien respeta y consiente las opiniones ajenas cuyo fondo no comparte. Esa es nuestra ley, con ella podemos construir la Logia como un cuerpo social pacífico y armónico, donde tienen cabida todas las opiniones respetables, aquellas que no menoscaban la dignidad e integridad humanas.

“La Francmasonería […] tiene por objeto la búsqueda de la verdad”, proclama el artículo primero de la Constitución del Gran Oriente de Francia. Somos conscientes de que la verdad –que es poliédrica y multicolor- no es monopolio de nadie; por tanto, rechazamos toda afirmación de carácter dogmático. En el caso de concepciones de carácter metafísico, éstas se quedan en casa, en la esfera privada de cada miembro del Taller como individuo. Nuestro fin es la búsqueda de la verdad, no necesariamente su hallazgo. Pero en esa eterna búsqueda nos realizamos como personas, como masones y masonas.

El rigor es nuestro método. Pero debemos huir del rigorismo. El rigor, como exactitud, fidelidad o precisión, adquiere en el vicio del rigorismo todos los tintes siniestros de una severidad que conduce al formalismo, haciendo que nos desviemos de la frescura del método masónico. El rigor puede hacer masones activos y de corazón fresco, el rigorismo hace fanáticos presos de rigor mortis.

Rigor es respeto a un ritual que nos ayuda a ser, a una Constitución y Reglamento que velan por nosotros pero cuya razón de ser somos nosotros, no al revés. Rigorismo es convertir ese ritual y esos reglamentos en un dios; por tanto, convertirlos en dogmas, alejándonos así de los caminos masónicos.

Los masones y masonas trabajan con rigor, los integristas trabajan con rigorismo. El rigor es una legítima aspiración masónica; el rigorismo, un cáncer a evitar, una peste que puede acabar con la vida de cualquier Logia, tanto como la desidia, la negligencia y la incuria.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo antimasonería, Francmasonería, Gran Oriente de Francia

Comunicado del GODF contra todos los integrismos

Gran Oriente de Francia, logotipo

El Gran Oriente de Francia contra todos los integrismos y sus manifestaciones públicas

 

 La difusión vía web de una película titulada “Innocence of muslims” ha provocado una semana de violencias, exacciones, saqueos y asesinatos.

Este documento, que poca gente ha visto, no puede servir como pretexto para una escalada de violencia entre pros y anti religiosos tanto en el mundo como en nuestra patria.

Francia es el país de los derechos del hombre y de la libertad de conciencia. El Gran Oriente de Francia reafirma que, frente a los integrismos, a la intolerancia y a los fanatismos religiosos, únicamente la laicidad permite asegurar la paz en la República. La laicidad sigue siendo el fundamento indispensable de la armonía social y de la unidad de la nación.

El Gran Oriente de Francia recuerda su adhesión fundamental al principio intangible de la libertad de expresión, a la laicidad y a su práctica emancipadora para todos los ciudadanos. El “valor laicidad”, distinción entre espacio público y vida privada, preserva la libertad absoluta de conciencia al diferenciar espiritualidad y religión, así como garantiza el principio de estricta igualdad entre mujeres y hombres. La laicidad asegura la tolerancia recíproca y el respeto mutuo, y hace que los seres humanos sean solidarios.

 

París, a 18 de septiembre de 2012

 

 

1 comentario

Archivado bajo derechos humanos, Francmasonería, Gran Oriente de Francia, laicidad, laicismo

Charlie Hebdo, nueva portada

portada del Charlie Hebdo, musulmán y dibujante besándose

El magacín francés Charlie Hebdo, objeto de un atentado -obra de fundamentalistas islamistas- que le causó múltiples e importantes destrozos, ha vuelto a salir a los quioscos, recuperado y, como siempre, lúcidamente combativo, mostrándonos que la libertad de expresión no tiene precio, aunque su coste pueda ser, en ocasiones, considerable.

Su nueva portada, del mismo autor que la que desató las iras de los violentos intolerantes, presenta un gesto de sensual reconciliación entre un musulmán y un dibujante del semanario. “El amor, más fuerte que el odio”, titulan. Dos culturas, dos formas de entender la vida, se funden en un apasionado beso. Probablemente, esta cubierta volverá a desatar las iras de los fanáticos, puesto que ambos personajes son hombres y ya en algunas cavernas han sugerido que el dibujo apunta a que Mahoma era gay. Ya son ganas de ver…

Gracias, Charlie Hebdo, por la valiente y luminosa resistencia que encarnáis. La provocación construye humanidad y quita caretas.

Deja un comentario

Archivado bajo derechos humanos, laicismo, libertades