Archivo de la etiqueta: aplomaciones

Noruega: el asesino, cavernario

atentado Noruega

Al ver la foto del presunto asesino de Noruega, ataviado con mandil y collar masónicos, mi primera reacción fue pensar que se trataba de una impostura: ¿cómo es posible que alguien, siguiendo el método masónico –que te imbuye de Fraternidad y te mueve a perfeccionarte y ser mejor persona-, pueda haber cometido tal atrocidad?

Poco a poco, investigando y leyendo los hallazgos de algunos Hermanos, como Jiri Pragman en su Blog Maçonnique; cuando la presunción de impostura va cediendo ante la evidencia de que el elemento en cuestión sí figura en el cuadro de una logia noruega, la pregunta que surge es otra: ¿cómo es posible que ese individuo, siguiendo nuestro riguroso proceso de admisión, haya logrado, finalmente, ser recibido francmasón?

Quiero creer que, con seguridad, engañó a sus entrevistadores, haciéndose pasar por el candidato perfecto, en un despliegue de encanto dramático que haría sucumbir toda prevención y sagacidad. Lo cierto es que se inició y consta, al menos, como Aprendiz en un cuadro logial.

Esta desgraciada coyuntura será, a buen seguro, aprovechada por la caverna mediática –de aquí y de allá- para arremeter contra la honorabilidad de la Orden Francmasónica, con los argumentos baratos de siempre, es decir, sin argumentos: aquí se estarán ya mordiendo la lengua los de toda la vida, para no recurrir al consabido “contubernio”, que no pega ni con cola. La preocupación, ante este suceso, de los Hermanos y Hermanas es comprensible: ven cernirse sobre todos nosotros el desaforado ataque cavernario, con su venenosa fobia hacia las libertades y la libertad. Pero el asesino está próximo a la cavernaes de los suyos-, no a la Masonería.

¿Qué hemos de hacer? Ser masones. Continuar en la obra de la mejora personal y social, de perfeccionamiento material y moral, intelectual y social de nosotros y de toda la humanidad.

Agresiones sufriremos siempre. Pero, ojo: no sólo desde fuera, sino también desde dentro de nuestras filas. Estos últimos son los peores: malos masones que no son sino espíritus profanos disfrazados con honorables mandiles. Para prevenirlos, en la medida de lo posible, hay que ser fieles con las medidas de selección: no se trata de juzgar, sino de filtrar elementos nocivos, tanto para la Masonería como –lo acabamos de ver- para toda la Humanidad.

La Masonería “tiene por principios la tolerancia mutua, el respeto a los otros y a uno mismo, la libertad absoluta de conciencia”. Por muy oficialmente masón que sea el presunto asesino de Noruega, no ha entendido nada. No es masón.

Apéndice: el asesino ha sido expulsado de la Orden Noruega de los Francmasones.

5 comentarios

Archivado bajo antimasonería, derechos humanos, Francmasonería

Quiero ser masón (proceso de admisión)

 

Templo de la Logia Añaza, Tenerife

 

Para ser masón o masona, hay que desear serlo. A continuación, hay que llamar a las puertas de una Logia masónica, bien sea enviando un e-mail a su dirección o manifestándoselo a algún miembro del Taller. Decidirse a decirlo, a llamar, es el primer paso. Obviamente, antes uno ha leído, reflexionado, ha buscado, y cree reunir las condiciones requeridas, extremo que corresponderá decidir a la Logia a cuyas puertas se llama. El proceso de admisión que seguimos en mi Logia es el siguiente, articulado en cinco momentos o pasos:

1.- Entrevista previa: tiene lugar antes de comenzar el proceso de admisión propiamente dicho. El candidato o candidata a la iniciación mantiene un encuentro preliminar con un maestro masón del Taller. En dicha reunión hablan de todo lo que sea menester: preguntas, dudas, inquietudes, aclaraciones, etc, en torno a la Francmasonería, a la Obeciencia, a la Logia… Tras esto, la persona interesada puede darse un tiempo de reflexión, al final del cual opta por solicitar, o no, la admisión.

2.- Solicitud de admisión: si tras la reflexión el candidato o candidata decide, efectivamente, solicitar ser admitido en la Logia, se lo comunica al masón con el que mantuvo la entrevista preliminar. Seguidamente, la Logia le envía dos impresos, que ha de rellenar de su puño y letra:

a) solicitud de admisión,

b) noticia autobiográfica: documento en el que el candidato o candidata se presenta ante sus eventuales compañeros de Taller, contestando a diversas consideraciones en diferentes apartados de su vida personal, académica, laboral y social.

A la recepción de la antedicha documentación, la Logia se cerciora –mediante un proceso de duración variable- de que quien solicita ser recibido francmasón o francmasona no haya sido previamente rechazado por alguna otra Logia de la Obediencia. Tras esto:

3.- Aplomaciones: se llama así a tres entrevistas que, sobre diferentes ámbitos de su vida, personalidad y relaciones, mantendrá el candidato o candidata con tres diferentes maestros masones de la Logia a cuyas puertas ha llamado. La identidad de los entrevistadores no es conocida por el resto de miembros de la Logia, sólo por el Presidente (Venerable Maestro). El Taller se pone en contacto con el candidato o candidata, se acuerdan las fechas, horas y lugares para la celebración de estas aplomaciones y, finalmente, cada maestro entrevistador elabora un informe que, en día acordado, será leído en la reunión (Tenida) de la Logia para, a continuación, efectuar una votación sobre la eventual admisión del candidato o candidata a la iniciación masónica. A continuación, se vota. Si la votación resulta positiva, se informa más tarde a los solicitantes.

4.- Pase bajo venda: se cita al candidato o candidata cuya admisión fue aprobada, se le conduce a los locales de la Logia y, con los ojos vendados para garantizar su propia libertad y discreción, se le introduce en el Templo. Allí, todo hermano o hermana del Taller que así lo desee puede interrogarle acerca de diversos temas de importancia para su eventual vida masónica. Acabado el interrogatorio, la Logia vuelve a votar sobre la admisión de la persona en cuestión. Si la votación resulta positiva, se informa a los solicitantes y se les convoca para ser recibido masón o masona.

5.- Recepción o Iniciación.

Este es el procedimiento que seguimos en mi Taller, en conformidad con lo dispuesto en el Gran Oriente de Francia.

He tratado de exponer exclusivamente los pasos, sin especificar las condiciones requeridas en los candidatos o candidatas que solicitan el ingreso en francmasonería, lo que ha sido objeto de otros post del blog.

170 comentarios

Archivado bajo Francmasonería, Gran Oriente de Francia