Archivo de la categoría: laicidad

Comunicado del GODF. Concordia

Logia Tartessos, Sevilla, GODF

Día a día, la degradación de la situación internacional arrastra al mundo a una lógica de guerra.

Los Francmasones del Gran Oriente de Francia, e igualmente todas las mujeres y todos los hombres de buena voluntad, no pueden sino temer los riesgos de confusión, amalgama y disolución del pacto republicano que podrían derivarse de esta situación.

Nadie podría estar satisfecho en un mundo en el que algunas de sus regiones estuvieran condenadas inexorablemente a la violencia o a la dictadura.

La voluntad de algunos fanáticos de hundir a la humanidad en un choque de civilizaciones que solo tendría como consecuencia el caos y la destrucción de los valores de Libertad, Igualdad y Fraternidad debe ser combatida con la mayor determinación y sin ninguna debilidad.

Si solo la cohesión y la solidaridad permiten erradicar las nuevas formas de terror, la lucha de hoy debe servir también para el acercamiento de los pueblos.

Para nosotros, Francmasones del Gran Oriente de Francia, es hora de resistir frente a la barbarie y de reafirmar nuestra voluntad en un compromiso activo en la ciudad: negarnos a ver el siglo XXI hundido en el oscurantismo y en la negación del humanismo.

Solo en el marco de sociedades capaces de proponer una organización fundada en la separación de los poderes religiosos y el Estado, estarán los pueblos en condiciones de hallar el camino de la concordia.

Ha llegado el momento de edificar un nuevo orden internacional fundado en el derecho, la libertad de conciencia y la igualdad entre hombres y mujeres.

París, a 27 de septiembre de 2014

6 comentarios

Archivado bajo democracia, derechos humanos, Gran Oriente de Francia, laicidad, laicismo, libertades

Marc Blondel nos ha dejado

 

Marc Blondel, sindicalista masón

El Consejo de la Orden del Gran Oriente de Francia emitió ayer el comunicado que traducimos, relativo al fallecimiento de nuestro Hermano Marc Blondel:

Marc Blondel acaba de dejarnos. En estos momentos de duelo, conviene recordar que la República la construyen personas de convicción y comprometidas. Marc Blondel fue una de ellas. Consagró su vida a la lucha sindical, en Force Ouvrière, que tuvo la responsabilidad de dirigir en el empeño constate de trabajar al servicio de un sindicalismo independiente de toda servidumbre partidista.

Militante laico, presidió la Fédération Nationale de la Libre Pensée, defendiendo sin concesiones las ideas en las que creía.

Fue iniciado en 1961 en el Gran Oriente de Francia en la Logia L´Avant-Garde Maçonnique y fue igualmente uno de los fundadores de la Logia Republique en 1992. Discípulo incondicional de Fred Zeller, estaba convencido de que la Francmasonería tenía que desempeñar un papel en la ciudad.

El Consejo de la Orden del Gran Oriente de Francia rendirá un solemne homenaje a quien fue a la vez un gran sindicalista, un defensor de los derechos y un Hermano. Expresa igualmente su simpatía a todas aquellas y aquellos que se sienten identificados con sus obras.

París, a 17 de marzo de 2014

6 comentarios

Archivado bajo democracia, derechos humanos, Francmasonería, Gran Oriente de Francia, Historia, laicidad, laicismo, libertades

Carta de la laicidad en la escuela

Carta de la laicidad en la escuela

Por su interés democrático, así como por la abisal distancia que nos separa -en esta España, presa de un régimen retrógrado- de su contenido, traducimos la Charte de la laïcité à l´École, publicada recientemente por el Ministerio francés de Educación Nacional.

¡Que sea para bien! ¡Que cunda el ejemplo!

  1. Francia es una República indivisible, laica, democrática y social. Garantiza la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, en el conjunto de su territorio. Respeta todas las creencias.

  2. La República laica organiza la separación de las religiones y el Estado. El Estado es neutro respecto a las confesiones religiosas o espirituales. No hay religión de Estado.

  3. La laicidad garantiza a todos la libertad de conciencia. Cada cual es libre de creer o no creer. Permite la libre expresión de sus convicciones, respetando las del otro, y con los límites impuestos por el orden público.

  4. La laicidad permite el ejercicio de la ciudadanía, conciliando la libertad de cada uno con la igualdad y la fraternidad de todos en interés del bien general.

  5. La República asegura en los establecimientos escolares el respeto de cada uno de estos principios.

  6. La laicidad de la Escuela ofrece a los alumnos las condiciones para forjar su personalidad, ejercer su libre arbitrio y efectuar el aprendizaje de la ciudadanía. Les protege de todos los proselitismos y de toda presión que les impediría realizar sus propias elecciones.

  7. La laicidad asegura a los alumnos el acceso a una cultura común y compartida.

  8. La laicidad permite el ejercicio de la libertad de expresión de los alumnos, con el límite del buen funcionamiento de la Escuela, y del respeto por los valores republicanos y del pluralismo de las convicciones.

  9. La laicidad implica rechazo de todas las violencias y de todas las discriminaciones, garantiza la igualdad entre chicas y chicos y se basa en una cultura del respeto y de la comprensión del otro.

  10. Corresponde a todo el personal docente transmitir a los alumnos el sentido y valor de la laicidad, así como otros principios fundamentales de la República. Velan por su aplicación en el ámbito escolar. Han de dar a conocer esta carta a los padres de los alumnos.

  11. El personal docente tiene el deber de estricta neutralidad: no deben manifestar sus convicciones políticas ni religiosas en el ejercicio de sus funciones.

  12. La enseñanza es laica. A fin de garantizar a los alumnos la apertura más objetiva posible a la diversidad de visiones del mundo, así como a la extensión y precisión de los saberes, ningún tema queda excluido a priori del cuestionamiento científico y pedagógico. Ningún alumno podrá invocar una convicción religiosa o política para impugnar a un enseñante el derecho a tratar un tema del programa.

  13. Nadie podrá prevalerse de su pertenencia religiosa para rehusar conformarse a las reglas aplicables en la Escuela de la República.

  14. En los establecimientos escolares públicos, las reglas de vida de los diferentes espacios, precisadas en el reglamento interior, serán respetuosas con la laicidad. Está prohibido portar signos o vestiduras por los cuales los alumnos manifiesten ostensiblemente una pertenencia religiosa.

  15. Por sus reflexiones y actividades, los alumnos contribuirán a hacer vivir la laicidad en el seno de su establecimiento escolar.

 

Deja un comentario

Archivado bajo derechos humanos, laicidad, laicismo, libertades