Sánchez Prado, el Hermano “Grecia”

 

Sánchez Prado, portada del libro de Francisco Sánchez Montoya

 

Como enorme contribución a la memoria histórica española, y a la memoria histórica masónica, la editorial Natívola ha publicado el pasado noviembre “Sánchez Prado. Médico, Diputado y Alcalde de Ceuta durante la II República española”, obra del historiador Francisco Sánchez Montoya, miembro del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española, premio nacional Manuel Azaña de investigación histórica (2001) y Premio de las Artes y la Cultura (2010).

Antonio López Sánchez Prado (“Don Antonio”, para la memoria ceutí) llegó desde Sevilla a Ceuta como médico. Fue su alcalde y Diputado durante la II República. “Paseado” y asesinado por las hordas fascistas, las mismas cuyos crímenes continúan impunes en la confusa y tristemente desmemoriada España de nuestros días, a caballo entre la ceguera de los descomprometidos y la cobarde complacencia de los tecnólatras.

Iniciado francmasón –con el nombre simbólico “Grecia”- en la Logia Hércules nº 446 del Gran Oriente Español, Don Antonio fue gran benefactor de los segmentos sociales más desfavorecidos de Ceuta. Tras la sublevación de los militares felones contra la legalidad republicana, muchos insisten a Sánchez Prado para que abandone la ciudad, extremo al que se niega, por entender que allí continuaban siendo necesarias su presencia y acción. Detenido por los facciosos en las primeras horas de la traición contra España, fue fusilado en la playa del Tarajal el 5 de septiembre de 1936.

El libro de Sánchez Montoya desvela una página heroica de nuestra historia reciente, aquella que algunos se empeñan en que continúe sepultada y que tantas personas de bien claman por su esclarecimiento, para honra de aquellos que defendieron las Termópilas de las libertades, para enseñanza de quienes ahora vivimos y tenemos necesidad de referentes que nos alumbren una posibilidad de camino en libertad, igualdad y fraternidad.

En definitiva, un libro imprescindible en toda biblioteca de quienes se niegan a vivir la sumisa amnesia de los adocenados que dejan hacer y pasar.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo antimasonería, derechos humanos, Francmasonería, Historia, libertades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s