La humanidad que buscamos

"La humanidad", óleo de Cristina Alejos Cañada

“La humanidad que busco la tengo delante de mí”, dijo Confucio mirando a su discípulo. Lo mismo puede decirse de una Logia masónica: es, en germen, ámbito íntimo y libre donde los masones, Hermanas y Hermanos, construimos la nueva humanidad. Eso proclama nuestra Constitución, que trabajamos “por la mejora material y moral, por el perfeccionamiento intelectual y social de la Humanidad” (Constitución del Gran Oriente de Francia, artículo 1). En esos especiales momentos en que nada parece moverse en Tenida, cuando el silencio armonizado se deja leve e intensamente fluir, uno mira a las Columnas y ve, sí, personas que están ahí para mejorarse –por vía de iniciación- y mejorar –por vía de acción-, en un perpetuum mobile a menudo apenas perceptible, en el que palabra, silencio y gestualidad hacen su entrada sinfónica ordenando iniciáticamente el caos profano.

Construimos nueva humanidad –el Templo-, interior y exteriormente. Todo en la vida de la Logia es orden, armonía, mesura; proyecto y plano de lo que hemos de trabajar una vez cerrados los Trabajos y atravesadas, nuevamente, las puertas de Occidente.

Construimos nueva humanidad en el respeto a todas las creencias, sean estas religiosas o no. De ahí la importancia capital del laicismo como atmósfera y condición de oxigenación de cada Francmasón y Francmasona y de el Taller en general. No en vano, prometemos defender el ideal y las instituciones laicas, expresiones de los principios de razón, tolerancia y fraternidad. Descubierta y vivida esta realidad en Tenida, al volver por Occidente a la cotidianidad nos comprometemos a trabajar por una sociedad laica, en la que todos tengamos cabida, sin particularismos que pertenecen a la esfera privada.

Realmente, construimos mucho en ese micro espacio que es la Logia, en esa metáfora del tiempo global que es la duración de una Tenida. Trazamos los planos de una sociedad, de una humanidad que pensamos ideal y que edificamos alentados por lo vivido durante esa breve eternidad en que trabajamos ritualmente.

Construimos, sí; pero ¿percibimos que realmente construimos?

Uno de los dramas de cada masón y masona acaso sea el no darse cuenta de que, efectivamente, contribuimos a la edificación de esto que, simbólica y legendariamente, denominamos “Templo”.

Se abría este post con una cita; podría ser conveniente cerrarlo con otra, del viejo Isaías bíblico: “Estoy creando algo nuevo, ¿es que no lo notáis?

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Francmasonería, Gran Oriente de Francia, laicismo

2 Respuestas a “La humanidad que buscamos

  1. JOSÉ RICARDO LÓPEZ ABAD

    CORDIALES SALUDOS!
    PROBABLEMENTE LA PERCEPCIÓN SOBRE EL CRECIMIENTO, O NO, DE UN PROCESO TIENE QUE VER CON EL NIVEL DE PACITICPACIÓN Y PROACTIVIDAD QUE SE DESARROLLE SOBRE EL MISMO, EN UNA ESCALA DIRECTAMENTE PROPORCIONAL.

    SI SE ESPERA VER RESULTADOS DE CORTO PLAZO, PARA PROCESOS SOCIALES QUE TOMAN GENERALMENTE DÉCADAS, LA PERCEPCIÓN PODRÍA SER INEXACTA.
    A MAYOR PARTICIPACIÓN, MÁS SE NOTARÁ QUE SE ESTÁ CREANDO ALGO NUEVO.

    UN ABRAZO CORDIAL
    JOSÉ RICARDO LÓPEZ ABAD

  2. Muy interesante, cada hombre y mujer en sus logias respectivas trabajan por el bien comun de la sociedad por un bienestar justo e igualitario, como siempre el Gran Oriente de Francia sobresaliendo y brillando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s