Los Trabajos y los tiempos

reloj de arena

Parafraseando a Hesíodo –Los trabajos y los días-, el título del post se refiere a los intersticios entre la obtención de un grado y otro en la Masonería azul o simbólica de Rito Francés, el único existente en la Europa continental durante los primeros tiempos de la Francmasonería del siglo de las Luces.

Razonablemente, un Aprendiz no puede, antes de ser recibido Compañero, ignorar el uso de las herramientas simbólicas de su grado; por tanto, sería absurdo y arriesgado concederle un aumento de salario sin la percepción –por parte del Segundo Vigilante y los Maestros de su Taller- de que el Hermano o la Hermana Aprendiz se encuentra seriamente inmerso en un proceso de autoconocimiento y va adquiriendo cierta destreza simbólica, del mismo modo que su integración familiar y amistosa en la Logia va siendo cada vez más sólida. Lo propio, si nos referimos a los Hermanos y Hermanas Compañeros, con respecto a su habilidad en el empleo de herramientas e instrumentos del grado y su interrelación con la Logia.

Si poco inteligente sería acelerar el proceso razonable y reglamentario, absurdo también resultaría retrasar sine die el aumento de salario, en aras de una presunta madurez iniciática, más propia de cenobios religiosos que de un Taller masónico. En todo caso, respetando los tiempos establecidos por cada Obediencia –en el Reglamento General del Gran Oriente de Francia, el tiempo mínimo en el grado es de ocho meses-, cada Logia decide, es soberana. Sabiendo, por otra parte, tanto que acelerar el proceso atentaría contra la propia Logia, como que el Trabajo masónico es obra de toda una vida y que prolongar indefinidamente la estancia de un Hermano o Hermana en un grado no va a hacer de ellos un perfecto Masón.

Los primeros Francmasones especulativos lo tenían claro. Por ejemplo, leyendo el Régulateur du Maçon (1801) –publicado bajo la égida de Alexandre-Louis Roëttiers de Montaleau en el GODF, se establece que ha de transcurrir un mínimo de tres meses y medio (o siete Tenidas) para que un Compañero Francmasón de edad mínima de 25 años, pueda ser recibido Maestro.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Francmasonería, Gran Oriente de Francia, Historia, Rito Francés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s