15M: Sol, invicto. Democracia real, ¡ya!

https://i1.wp.com/ep00.epimg.net/politica/imagenes/2011/05/20/actualidad/1305920877_763863_1305979098_normal.jpg

El brutal y descarnado discurso –asocial y extremista- de una derecha española que corre el serio peligro de configurarse definitivamente como extrema derecha, ni siquiera ha sido levemente dulcificado en la recién pasada campaña electoral, para que, una vez más, logren venderse como suelen, como centro. Antes al contrario, se ha endurecido, enrarecido, viciado aún más y entenebrecido, a los lóbregos gritos de quienes, por ejemplo, vociferaban “esto es democracia, no lo de Sol”, jaleando a un líder de la oposición desafortunadamente complacido y sonriente ante tan troglodita cantinela. Esto es Antiguo Régimen.

La dejación de funciones sociales por parte del Gobierno, en el otro lado –puede que de la realidad, de la vida-, provoca la desconfianza, el descontento, desencanto y decepción por parte, incluso, de sus seguidores de toda la vida. Tardía e inciertamente, los representantes políticos pretendidamente socialistas y democráticos elegidos por el pueblo en las urnas han descubierto que la calle les ha pillado en falta y se han apresurado a arreglarlo, en sus cierres de campaña tan artificiosamente triunfalistas, con lugares comunes y frases tan hechas como pronunciadas sin convicción alguna, sin garra ni vida. Esto es Antiguo Régimen.

El pueblo está en Sol. Sol sí es democracia, del género que más temen quienes se aferran al poder y no al servicio: real, efectiva, concreta, práctica, con ideas y no tutelada por ideología de salón alguna. Esto es Nuevo Régimen.

Sol es Revolución. Española, europea, mundial. Sol es acampada, carne y palabra que toma cuerpo, a pie de obra, no en mentideros ni fumaderos de alta sociedad. En Sol –y en las distintas acampadas surgidas al calor y la fuerza centrífuga de sus rayos- se está gestando, de manera visible y mensurable, ante el pasmo y pavor de una izquierda nominal  y una derecha extrema, otro modelo de sociedad, cimentado en la autogestión, la participación de todos, la asamblea, el compartir, la fiesta y la decencia ciudadana. El pueblo, la calle, no quieren opio, quieren Sol.

La Revolución de Sol ya está sirviendo: para desenmascarar, para no confundir, para esclarecer, desde el pueblo, a un pueblo que, ahora, se sabe y siente soberano. Sin tutelas, sin despotismos, por ilustrados que lejanamente pudieran ser. Ahora es, ahora hay conciencia de Nuevo Régimen. 

Y aunque se acabara, aunque acaben con Sol dentro de cinco minutos, Sol ya ha vencido y convencido: en la mentalidad de la calle hay revuelta, revolución y Nuevo Régimen.


Tags: , , ,

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s