Una de las Logias represaliadas por el fascismo español

https://i1.wp.com/farm1.static.flickr.com/189/459164537_3dde8fe1c2.jpg

Tenía prisa por llegar a comer, pero no he podido resistirlo. Al pasar por aquella calle, me he detenido ante la fachada de la única Logia masónica que hubo en el pueblo en los años treinta del siglo XX. Se conserva –me asegura la dueña, que barría la acera- tal cual, salvo un ocre zócalo bajo, alejado en demasía de la estética de aquella Andalucía interior dieciochesca en la que la casa fue construida.

Camino central de finas piedrecitas, dispuestas en mosaico de figuración vegetal, pintura roja a ambos lados. Al fondo, en la pieza central, suelo de escaques blancos y negros, como un gran damero. Isidora, la dueña, me invita a pasar, prefiero no hacerlo, alego cierta prisa y me alejo.

En esa casa, desde 1928 hasta poco antes del levantamiento militar de los traidores fascistas de Franco, se había estado reuniendo la logia masónica local, objeto de las invectivas, desde el púlpito, del cura primero de la parroquia; espiada por los que luego serían considerados “afectos al régimen”, sus integrantes, Hermanos de la Gran Lógia Simbólica Regional del Mediodía de España, fueron considerados “desafectos” y –en unos casos- condenados a muerte; en otros, simplemente ametrallados; el resto, sobrevivió con la pena de haber sido obligados a “apostatar” de su búsqueda de conocimiento, de pensamiento libre, de alas para la vida.

¿Qué ha ocurrido con los hijos y nietos de aquellos francmasones? Con los que he llegado a hablar, cuando les he preguntado si su padre era masón, me han contestado: “creo que sí, que anduvo metido en masonería y eso”…

Olvido. Las esposas y viudas de los masones represaliados destruyeron los enseres de Logia que las fuerzas represoras podían identificar fácilmente. Así, se perdió un patrimonio histórico de muebles, herramientas y objetos de arte. Perdido absolutamente.

Pero olvido no es desmemoria. Aquella Logia tan… “roja” (así la llamaron) pervive en los logros sociales de sus Obreros. Masones con nombres simbólicos como Benot, Espronceda (asesinado en la carnicería organizada por Yagüe en la plaza de toros de Badajoz), Nakens, Sol y Ortega, Blasco Ibáñez, Pi y Maragall, Lenin, Empecinado… dieron lustre a sus Columnas y a su sociedad.

Honor a aquellos que, en sus vidas, custodiaron y defendieron sus Termópilas.

Tags: , , ,

Powered by Qumana

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo antimasonería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s