No han sido Aprendices

https://i2.wp.com/www.franc-maconnerie-rhone-alpes.org/images/apprenti.jpg

Notables cuadros clínicos de medallitis aguda, ampulosas prosopopeyas, actitudes prepotentes, autosuficientes, dictatoriales incluso… afán de mando en plaza (ridículo, al ser tan pocos), yoyoyoísmo insistente que supera la egolatría en pos de la idolatría, cierta imperiosa necesidad de sobresalir, de descollar… He aquí el principio de un –todavía por ultimar- elenco de defectos que pudieran darse en algunos masones y masonas y, por tanto, afectar más que tangencialmente a sus respectivos Talleres. No son iniciados, no son Masones, son bombas de tiempo.

¿Y todo, por qué? Estudiando la etiología de tan graves padecimientos, no hay que desdeñar una causa de carácter metodológico y simbólico: estos señores y señoras jamás han sido Aprendices. Se negaron. No quisieron serlo. ¡Ellos nacieron maestros, faltaría más!


Han pasado, lógicamente, por el primer grado, sí; pero… su interiorización del mismo ha sido escasa, cuando no nula. Llegaron a la Logia sabiendo (marisabiendo), callaron pero no como interiorización de un silencio que capacita para la escucha y la palabra, sino como estrategia: cuando llegara el momento, cuando les colocaran el mandil de colorines, ya hablarían, ya dirían, ya se mostrarían como son. Y son… como se muestran.

Aprendiz, el grado decisivo, la escuela –silencio, interiorización, asimilación, escucha…- que marca la existencia del Francmasón. Si no se ha vivido el primer grado, se comprenden los excesos en tercero, la singular casquivanería de algunos y algunas, su dogmatismo recalcitrante, su agresividad extrema…

“Sé discípulo y podrás enseñar”, escucha quien se inicia en nuestros misterios, tan augustos como alejados de pompas y boatos profanos. Ser discípulo, ser Aprendiz, hace al Masón. Dicho de otro modo: no hay Maestro o Maestra sin Aprendiz, no hay Masón o Masona si no se ha vivido y bebido –hasta los posos: ¡bebedlo todo!- el primer grado.

Así, claro es, se explican muchas cosas, demasiadas historias, tan larga lista de profanos disfrazados con mandilones.

No es eso, no es eso.

Tags: ,

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Francmasonería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s