Laicismo, la asignatura pendiente

https://i2.wp.com/i53.tinypic.com/qqvn2h.jpg

La sociedad española de hoy, en cierta medida acosada por la deriva nacionalcatólica de los neocon, asiste, con la guardia peligrosamente baja, al oscuro despunte de ciertos particularismos comunitarios, especialmente el particularismo de la iglesia católica, que –aprovechando el franquismo sociológico que aún perdura en la sociedad española- barre para su sardina el ascua de la reconquista y preservación de los privilegios que el régimen fascista le otorgó, como premio a su aliento y apoyo a la genocida “santa cruzada”.

Este particularismo, interesadamente basado en un tolerantismo[1]absoluto, tiene una lógica opuesta a un sistema de valores democrático, basado en la libertad de conciencia y en la igualdad de derechos.

Según la lógica particularista, se disfrutaría de un plus en derechos si se tienen afiliaciones religiosas particulares. Es decir: los católicos serían mejores ciudadanos que el resto. No se reivindica la igualdad dentro de una enriquecedora diferencia, sino que se exige que dicha diferencia confesional sea fuente de derechos específicos. Es el insidioso comienzo del fin de la igualdad democrática y del humanismo, que superan los particularismos. Del terreno del derecho común se pasa al de los derechos particulares.

Para mejor luchar contra los particularismos (no contra las comunidades religiosas, en tanto que se sometan a la regla común y respeten la autonomía individual), primero hay que denunciar las malas interpretaciones de la idea de tolerancia. El principal argumento de los particularistas es el respeto absoluto de las diferencias, respeto que –dicen- se basa en el principio de tolerancia, tolerancia que sólo es una concesión que se puede revocar. Si la tolerancia puede llevar a la igualdad, esto quiere decir que no la supone. Frente a los particularistas, debemos exigir libertad absoluta de conciencia e igualdad de derechos.

Lo que, en el fondo y en las formas, pretenden las ideologías particularistas, no es otra cosa que tribalizar la sociedad y el Estado.

Contra la tribalización de la sociedad, contra la amenaza real de confinamiento de individuos desorientados en el seno de comunidades fundadas en ocasiones sobre señas artificiales de identidad, la mejor defensa es el laicismo, que crea un espacio común de libertad y garantiza la autonomía política del individuo y sobre todo del Estado contra cualquier injerencia confesional.

El laicismo se encuentra en las antípodas del particularismo, pues la lógica democrática quiere que el hombre crezca como ciudadano (no como súbdito, que es lo propio del particularismo confesional), lo particular en lo universal, bien entendido que el ciudadano no niega al hombre ni lo universal niega lo particular. En democracia sólo se es plenamente hombre si se es ciudadano pleno, lo que supone que se subordinan las filiaciones particulares a la pertenencia a la única comunidad políticamente legítima. Igualmente, en democracia, sólo se pueden reivindicar derechos como ciudadano y sólo como ciudadano; derechos que deben ser aplicables a todos y no a una sola tribu.

Si bajamos la guardia, no nos engañemos, caminamos hacia lo contrario. De no ponérsele coto al rebrote particularista nacionalcatólico capitaneado por el cardenal Rouco y sus feligreses, dicho particularismo irá minando la democracia, en aras de la teocracia. Dos realidades, como se sabe, incompatibles.


[1] Tolerantismo: Opinión de quienes creen que debe permitirse el libre ejercicio de todo culto religioso.

Powered by Qumana

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s