Espiritualidad: la sonrisa de la Hermana C.

https://ritofrancesmoderno.files.wordpress.com/2011/06/laventanamusical1.jpg?w=300

Ni miedo ni vergüenza me da hablar de espiritualidad. De hecho, soy un hombre espiritual. No podría vivir prescindiendo de la espiritualidad, porque mi cuerpo destila espíritu: mi carne, mi poco pelo, mi ropa, mi sombrero… todo en mí vehicula ese producto florido de la mente humana que llamamos espiritualidad. Somos seres espirituales. Ahora bien, hablar de espiritualidad y de vida del espíritu no se debe asociar necesariamente a conceptos religiosos. De hecho, soy un hombre espiritual, pero no soy un hombre religioso, en absoluto.

No obstante, en nuestro país hay una cultura dominante cristiana (no se trata de “raíces”, que crecen de forma natural, sino de dominación cultural impuesta a sangre y fuego) que mueve a la confusión. Por eso, incluso en ambientes de cierto tono intelectual e ilustrado, una cierta urticaria aflora a la epidermis relacional cuando uno habla de espiritualidad.

No es fácil definir en qué consiste esto que es, a la vez, movimiento del ser, ejercicio mental, pensamiento y acción…

Sin embargo, es muy fácil y agradable percibir el aroma, la flor, el color de la espiritualidad en ciertos momentos y con ciertas personas, afortunadamente más de lo que pareciera.

En la última Tenida de mi Logia, el nuevo Hermano recién iniciado percibiófísicamente en qué consiste la espiritualidad: movimiento que da luz y refresca el interior. Me hablaba de ello este Hermano Aprendiz hace unos días.

¿Dónde percibió él la luz de la espiritualidad durante los Trabajos de mi Taller?

Este nuevo Hermano se fijó en la sonrisa de la Hermana Maestra de Ceremonias, en su manera natural de moverse por el Templo masónico, la afabilidad de su gesto y sus palabras en la Ceremonia de Recepción al grado de Aprendiz, su luminosa sencillez… su espiritualidad.

Resulta que nuestra querida Hermana Maestra de Ceremonias no es una mujer religiosa, sino que es una mujer espiritual. En su sonrisa comprendió un Aprendiz recién iniciado el peso ligero, volador y resplandeciente de esta palabra: espiritualidad.

Gracias, querida Hermana C.

Tags: , , ,

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Francmasonería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s