¿Un fantasma recorre Europa?

Bien se podría parafrasear, aplicado al laicismo –tan ausente como indispensable para la consolidación de la democracia y el Estado de derecho- el comienzo del “Manifiesto del Partido Comunista”, de Marx y Engels: “Un fantasma recorre Europa: el fantasma del laicismo. Todas las fuerzas de la vieja Europa se han unido en santa cruzada para acosar a este fantasma…”.

Lejos estamos -aún- del día en que el laicismo, ese aire fresco liberador, purificador, recorra con aquella suave musicalidad de la libertad los cielos y las tierras de Europa. Pero –habla, querido Labordeta nuestro de cada día- habrá que forzarlo, para que pueda ser.

El post de hoy es una traducción del francés. Este manifiesto de jóvenes librepensadores promete: habla de esperanza, aire fresco, primavera del librepensamiento, laicismo. Les cedo la palabra.   

https://i2.wp.com/i55.tinypic.com/6sgj1u.jpg


Declaración de la Asamblea Internacional de Jóvenes Librepensadores

(Clic en el título para acceder al original en francés)

Una falsa idea comúnmente extendida afirma que, por culpa del consumismo, la juventud no tiene hoy valores éticos ni filosóficos y, por consiguiente, que necesita formas externas de espiritualidad y preceptos morales, en otras palabras que la juventud de nuestros días necesita religión. Como librepensadores, querríamos afirmar nuestro desacuerdo con este punto de vista unilateral. Como la juventud de todas las épocas precedentes, es a la libertad individual a lo que aspiramos, sobre todo a la libertad de pensamiento.

La libertad no es privilegio de un grupo en particular, sino derecho natural de cada ser humano, independientemente de sus recursos, nacionalidad o ideología. Sin embargo, aunque la libertad sea un derecho humano innato, la mayoría de la gente vive bajo diversas formas de opresión. Por eso hay que luchar por la libertad y para que sea preservada por leyes positivas en todos los Estados del mundo. Si no se salvaguarda la libertad, lo que consideramos humanidad simplemente se extraviará en diferentes formas de esclavitud, incluida la servidumbre del pensamiento racional. A través de nuestras acciones querríamos recordar al mundo que hay que luchar por esta libertad y que ésta no se conquista sin esfuerzo.

La libertad de conciencia es uno de los primeros aspectos de la libertad. Es, además, inseparable de la libertad de expresión y de la libertad de religión. Sólo puede ser garantizada si las religiones permanecen en la esfera privada. ¡No al reconocimiento oficial de las Iglesias, no a la financiación pública del clero y de las actividades religiosas!

Así, un Estado en el que no se ha llevado a cabo la separación de las religiones y del Estado, es un Estado en el que la libertad de conciencia no existe o no es completamente efectiva. Solamente un Estado completamente laico respetará y preservará verdaderamente la libertad de conciencia de sus ciudadanos. Sin separación de religiones y Estado no se aplica uno de los derechos humanos más fundamentales. Si tal situación se da, no podremos considerar que ese país concreto sea una verdadera democracia.     

Las asociaciones de librepensadores no son ni deben ser consideradas Iglesias del ateísmo. Para nosotros, librepensadores, sería inaceptable reclamar los mismos privilegios antidemocráticos de las religiones patrocinadas por el Estado y violar así la misma libertad por la que luchamos. Por consiguiente, tolerar la existencia de religiones oficiales, establecidas o subvencionadas por el Estado solamente para asegurarse de que también organizaciones ateas y agnósticas puedan beneficiarse de reconocimiento y subvención públicos, va contra los principios de las organizaciones de librepensadores. La Asamblea Internacional de Jóvenes Librepensadores denuncia y rechaza oficialmente tales prácticas, que son un importante obstáculo en el camino de la completa separación de las religiones y el Estado, primer objetivo de esta Asamblea.

La Asamblea Internacional de Jóvenes Librepensadores querría dejar claro el hecho de que no es un partido político y que es independiente de tales asociaciones, sean las que sean; nuestra lucha es a favor de toda la población humana, no de grupos o individuos particulares.

Como librepensadores y entregados a la emancipación humana, queremos también afirmar que la libertad de conciencia y el derecho a tener un Estado laico son comunes a todos los seres humanos del planeta, sean cuales sean su nacionalidad y las fronteras de sus Estados; nuestro combate debe ser, pues, internacional, para que se beneficie el conjunto de la humanidad.

La Asamblea Internacional de Jóvenes Librepensadores querría subrayar que la lucha por la separación de las religiones y los Estados en el mundo entero es un deber de extrema importancia para quienes se toman en serio la preservación y el desarrollo de los derechos humanos y los ideales de libertad.

Querríamos recordar que la separación de las religiones y el Estado tiene una larga y bella tradición. La primera ley conocida fue aprobada en 1789 por los Estados Unidos de América, que la incluyeron en la primera enmienda de su Constitución en 1791. Una ley parecida fue también aprobada en México en 1859. Se consiguió en Francia en 1905 tras dos tentativas anteriores, que se produjeron en 1795 durante la Revolución francesa y en 1871 durante la Comuna de París.

La ley francesa del 9 de diciembre de 1905 es un referente para los laicos del mundo entero, pero la historia de la libertad de conciencia no acaba ahí: la segunda República española, proclamada en 1931, antes de ser aniquilada por el régimen franquista la tomó como ejemplo, como muchos otros países del mundo.

Este movimiento de liberación continúa tras la Segunda Guerra Mundial. Corea del Sur y Japón incluyeron la separación de las religiones y el Estado en los artículos 19 y 20 de su Constitución. La Constitución portuguesa de 1976 estableció la separación de las Iglesias y el Estado pero, contrariamente a ella, en 2004 fue prorrogado el Concordato con la Iglesia católica.

El proceso de separación de religiones y Estados continúa en la actualidad. En 2008, Nepal abolió la monarquía y aprobó una Constitución que estipula: “Nepal es un Estado independiente, indivisible, soberano, laico, inclusivo y plenamente democrático”. Bolivia aprobó en referéndum, por más del 60% de votos favorables, una nueva constitución democrática, laica y social. En enero de 2010, la nueva Constitución de Angola proclamó en su artículo 10 la separación de las religiones y el Estado. En febrero de 2010, los diputados mexicanos votaron una reforma destinada a preservar la naturaleza laica del Estado mexicano en el artículo 40 de su Constitución.

El 26 de abril de 2010, los ciudadanos de Berlín hicieron fracasar la campaña Pro-Reli. Diversas asociaciones de juventud y asociaciones laicas han creado una unión para la separación de la Iglesia y el Estado en Luxemburgo, donde, según una reciente encuesta ILRES, el 61% de los ciudadanos está a favor de ella. En la Federación Rusa, el Instituto Libertad de Conciencia, el Grupo Helsinki de Moscú y otras organizaciones se baten en defensa de la laicidad de este Estado, amenazada por procesos inicuos y por el gobierno, por la presión de los fanáticos religiosos. En 2009, tuvo lugar en Cracovia una Marcha atea, prueba de que la resistencia existe también en ese país duramente golpeado por el clericalismo.

De acuerdo con la aspiración universal a la libertad, la Asociación Internacional de Jóvenes Librepensadores afirma su voluntad de promover la separación de religiones y Estado en el mundo entero, de defenderla allí donde se encuentre amenazada y de conquistarla donde aún no existe.

La Asociación Internacional de Jóvenes Librepensadores afirma que para preservar la libertad es necesaria la separación de religiones y enseñanza pública. No debe haber ninguna clase de religión en las escuelas públicas, ni facultades de teología en las universidades públicas, ni ninguna forma de enseñanza religiosa financiada con fondos públicos. Deben ser protegidos la libertad de conciencia de los alumnos y su derecho a la libre elección. Debe ser también respetado el derecho de los padres de dar a sus hijos una educación de acuerdo con sus convicciones. Cuando un Estado preconiza y mantiene una enseñanza gratuita y pública, no debe hacerlo en contradicción con los derechos arriba mencionados.

Para alcanzar la libertad de conciencia y para establecer la separación de religiones y Estados en el mundo entero, los librepensadores no pueden actuar sin un plan de acción común; deben, pues, unirse. Por esta razón, la Asamblea Internacional de Jóvenes Librepensadores aprueba y anima la creación de una federación internacional de asociaciones de librepensadores, propuesta por el Comité Internacional de Liga de Ateos y Librepensadores (CILALP).

La Asamblea Internacional de Jóvenes Librepensadores invita a las asociaciones de Librepensamiento y a los librepensadores de todos los países a responder a la llamada a favor de una Asociación Internacional del Librepensamiento y a enviar delegados al Congreso de Oslo en agosto de 2011.

¡Librepensadores de todos los países, uníos! ¡Viva la libertad de conciencia en todos los países! ¡Viva la Asociación Internacional del Librepensamiento!

Artigues-près-Bordeaux, 9 de julio de 2010.


Powered by Qumana

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s